SEÑOR, A QUIÉN IREMOS

El Baby Boom de la Parroquia Fue una Visión de Bienvenida

Posted

Hace un par de semanas, tuve la alegría de visitar Nuestra Señora del Monte Carmelo-St. Benedicta y la parroquia de Santa María de la Asunción en Staten Island. Era un viernes por la noche lluviosa y el Padre Hernán, el Pastor Jesuita, me había invitado a bendecir un mural de Nuestra Señora de Guadalupe, obra de un artista local, en memoria de las cuarenta personas de la parroquia que murieron durante la pandemia.

La parroquia tiene una historia orgullosa y ahora está bendecida con una congregación mayoritariamente Mexicana.

Mientras avanzábamos a través de la llovizna, me conmovió la gran cantidad de personas reunidas frente al mural.  No pude decirlo, pero había algo diferente en la multitud...

Al concluir la bendición, entramos en la iglesia parroquial, que también estaba llena de gente. (Por cierto, se obedeció un distanciamiento adecuado y seguro, se tomaron temperaturas, se usaron máscaras y desinfectante de manos por todo el lugar, tanto en el estacionamiento como en la iglesia).

El sentimiento volvió: hay algo diferente en esta congregación, algo que normalmente no veo en mis muchas visitas parroquiales. ¿Qué era?

La respuesta llegó cuando un bebé comenzó a llorar: ¡Esta multitud está llena de niños! Hay bebés, niños pequeños, niños/as y adolescentes por todas partes. ¡Qué refrescante! ¡Qué único! ¡Qué prometedor!

Los sacerdotes de mi parroquia me dicen que esto es muy cierto en nuestras parroquias latinas. ¡Tienen bebés! Gracias a Dios, siento esto también en algunas de nuestras parroquias de cultura “Anglo”.

Aún debemos reconocer que tenemos un “desafío demográfico” en la Iglesia. El crecimiento llega a la Iglesia de una o más de tres formas: nacemos en una familia Católica; nos convertimos a la fe Católica; o emigramos de otro país y llevamos nuestra fe Católica a nuestro nuevo hogar.

En esta arquidiócesis, nuestro crecimiento proviene principalmente de la última vía, la inmigración. Si dependiéramos únicamente de los nacimientos o conversiones, la población Católica de esta arquidiócesis estaría disminuyendo en lugar de permanecer estable por 2.6 millones.

Eso es genial...excepto por el hecho de que, con estrictos límites de inmigración y estrictas regulaciones contra la pandemia, no pueden venir muchos inmigrantes.

A veces, la respuesta a los problemas que enfrentamos en la Iglesia es tan simple que los pasamos por alto: nuestra asistencia a Misa ha disminuido; nuestras vocaciones están decayendo; nuestra matrícula escolar se está reduciendo. Una y otra vez debatimos sobre las complicadas causas de esta esclerosis en la Iglesia. Propongo que la respuesta es: ¡las parejas no tienen hijos! ¡Cada vez hay menos bebés! 

La caricatura de las grandes familias Católicas (por ejemplo, soy el mayor de cinco hermanos y cuando crecía en nuestro vecindario Católico nos consideraban una “familia mediana”) es ahora mera nostalgia.

Esta escasez de bebés es especialmente gráfica en Europa, donde es común una “congelación de la población,” la tasa anual de muertes es mayor que el número de nacimientos.

Algunos sociólogos informan de una ideología “antinatalista”, en la que las parejas con más de uno o dos hijos son objeto de burlas y acoso.

Escuché a nuestros párrocos informar la misma aprensión: sus bautismos y matrimonios han caído, sus funerales han terminado.

Esto da miedo. La parroquia de Nuestra Señora del Monte Carmelo en Staten Island es la forma en que una congregación debería ser: bebés y niños bienvenidos, apreciados, en todas partes.

¿Sabes lo que realmente me entristeció? La escuela parroquial de Nuestra Señora del Monte Carmelo fue una de las que tuvimos que cerrar este pasado junio...

En mis viajes por el mundo, siempre escuché a la gente comentar: “La Iglesia en Estados Unidos es tan joven, tan vibrante, tan prometedora”.  Ya no escucho mucho de esto...

“Jesús dijo a sus discípulos: ‘¡Dejen que los niños vengan a mí!’”

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment